Economía Mundial del Sector Pesquero - Noviembre 2015

Fecha: 

Miércoles, Diciembre 16, 2015
Tras años de exportaciones crecientes de productos pesqueros, los valores del comercio mundial se están contrayendo en 2015. Hay varias razones para esto, incluyendo el debilitamiento de varios mercados emergentes clave, menores precios para varias especies importantes y la cancelación de la segunda temporada de anchoveta en Perú en 2014. Sin embargo, la razón básica subyacente de esta caída es el fortalecimiento del dólar estadounidense respecto a varias monedas, en particular aquellas de los principales exportadores, como la UE, Noruega y China. El comportamiento de los tipos de cambio este año es uno de los principales factores que influyen en los mercados mundiales de productos pesqueros.
 
En 2015 todavía se registran volúmenes comercializados crecientes ya que la tendencia mundial al alza en el consumo de pescado continúa, pero a menor ritmo. Las proyecciones actuales colocan al consumo per cápita en 20,1 kg en 2015, 0,1 kg más que en 2014. La proporción de productos de cultivo en este total aumentó nuevamente este año, tras superar a los de captura en 2014. Se estima que la producción mundial de pescado este año crezca alrededor de 2,6%, con un aumento de 5% en la producción acuícola, continuando la tendencia de largo plazo.
 
EEUU fue nuevamente el mercado con mejor desempeño para los productos pesqueros en lo que va de 2015, conducido por un buen crecimiento económico y un significativamente potenciado poder adquisitivo de los importadores. Los compradores estadounidenses también pudieron aprovechar los bajos precios del camarón, atún, salmón chileno y tilapia. La demanda en la UE es estable, mientras que las importaciones japonesas fueron impactadas por la debilidad del yen. Los principales mercados emergentes, particularmente Rusia y Brasil, también se vieron afectados por la depreciación de sus monedas y dificultades económicas que contrajeron el gasto de los consumidores. Para Rusia, continuarán los desafíos para abastecer los mercados locales tras la decisión de extender el embargo a las importaciones de alimentos hasta comienzos de 2016.
 
Entre los grandes productores, Noruega se sigue beneficiando de los buenos precios del bacalao y el salmón pese a la ausencia del importante mercado ruso, mientras que el procesamiento chino de pescado blanco este año se redujo por las menores capturas. Pese a una breve recuperación de los precios de la materia prima en octubre, la industria del atún sigue viendo cómo los márgenes se reducen por el exceso de captura de las flotas atuneras mundiales, aunque el precio bajo de los combustibles dan cierto alivio en término de costos. En el mercado de salmón, hay una fuerte divergencia entre los ingresos de los exportadores noruegos y chilenos, ya que estos últimos perdieron grandes contratos de abastecimiento a las grandes cadenas minoristas de EEUU, que se vuelcan de forma creciente a Noruega y Canadá para cubrir la demanda por salmón de cultivo. En tanto, los productores de camarón estarán esperando que una oferta más ajustada frene y revierta la caída sustancial de precios en 2015. Para los pescadores de pequeños pelágicos, los stocks de arenque y caballa son buenos en el Atlántico Norte, pero la prohibición rusa al comercio sigue generando cierta turbulencia en el mercado.
 
El Índice de Precios de Productos Pesqueros de FAO se ubicó seis puntos por debajo en junio de 2015 respecto al mismo mes de 2014. Algunas de las especies comercializadas más importantes como el atún, el salmón y el camarón registraron caídas generales en los precios en 2015. Otras, sin embargo, tuvieron aumentos de precios, como el arenque, los cefalópodos, las ostras y las vieiras. Los precios de la harina y el aceite de pescado se mantienen a niveles relativamente bajos por el momento, pero se espera que El Niño que se aproxima afecte las capturas de anchoveta en América del Sur y conduzca al alza nuevamente los precios y los costos de producción, particularmente dada la ya existente escasez de oferta para el siempre creciente sector de la acuicultura mundial. Otro asunto relevante que se destacó nuevamente este año es la creciente consciencia de los consumidores sobre aspectos de sostenibilidad y salud del pescado que compran, algo que definitivamente demandará en forma creciente la atención de todos los actores en el mercado mundial de productos pesqueros.
 
Reporte elaborado por FAO-GLOBEFISH como parte de la publicación GLOBEFISH Highlights, traducido por INFOPESCA.