Reporte Nro 1 de 2013

Fecha: 

Miércoles, Marzo 13, 2013

El mercado en general: Los últimos meses de 2012 fueron complicados, y la situación seguía sin mejorar a principios de 2013. Las condiciones del mercado siguen siendo difíciles general, con una demanda débil que pone presión sobre los precios y los márgenes. Pese a que  las tasas de interés están en su piso histórico, los productores e intermediarios siguen teniendo poco acceso a los créditos.

 
La oferta total en 2012 terminó siendo 1,3% mayor que la de 2011, llegando a 158 millones de toneladas, gracias al continuo crecimiento de la acuicultura, que subió un 5,8% a 67 millones de toneladas, llegando así a otro récord. Los valores de comercialización vieron apenas un modesto incremento con respecto a 2011 al haber experimentado los precios un leve descenso en todo el año, sobre todo en los productos de cultivo. Las cotizaciones de muchas especies silvestres se mantuvieron mejor, dado que los productores lograron ajustar la pesca a las demandas del mercado. Sin embargo, el aumento de las cuotas de pesca de varias especies importantes llevó a una moderación de los precios, dado que los mercados no pudieron absorber los volúmenes adicionales sin tener que recurrir a una importante rebaja de precios. Durante los últimos meses de 2012 los precios de especies importantes en el comercio internacional tales como el salmón del Atlántico terminaron de manera más fuerte, permitiendo que la recuperación de los índices fuera mayor que la de los trimestres anteriores.
 
Los volúmenes comercializados durante 2012 siguieron estando por encima de los de 2011, lo que muestra la tendencia positiva subyacente de la demanda mundial por pescado.
 
En cuanto a utilización, cabe destacar que debido a las menores capturas de pequeños pelágicos, la producción de harina de pescado también cayó. Como resultado, los precios de las raciones subieron significativamente, complicando mucho la situación de los productores acuícolas que dependen de este insumo.
 
La incertidumbre de demanda en muchos países desarrollados sirvió como  incentivo para que muchos exportadores abrieran mercados en varios lugares en que las economías emergentes todavía dan señales de sano crecimiento, tanto en consumo como en importaciones. Al mismo tiempo, el continuo crecimiento de la producción acuícola, que se localiza fundamentalmente en los países en desarrollo, también ha hecho que la participación de estos en las exportaciones superara el habitual 50%.
 
 
Certificaciones
 
Desde el arranque de 2013 se empezaron a observar algunos movimientos tendientes a una mayor armonización de los estándares  ambientales en el sector pesquero. Los minoristas y varias asociaciones de industriales vienen desde hace tiempo pidiendo un sistema que sea más armonizado y que logre reducir los costos a través de estándares justos y equivalentes, y que estén basados en pautas acordadas internacionalmente. Ya se han realizado intentos medianamente exitosos en tal sentido, pero orientados a las normas sanitarias y de calidad.