Se presentan resultados de estudio exploratorio sobre la cadena de valor en la pesca artesanal de Guatemala

Fecha: 

Octubre, 2020
Se presentan resultados de estudio exploratorio sobre la cadena de valor en la pesca artesanal de Guatemala
 
INFOPESCA presentó los resultados de un estudio exploratorio sobre la cadena de valor en la pesca artesanal en Guatemala y su estimación de consumo. La recopilación de información fue hecha en la zona del Pacífico en Sipacate, Escuintla; en el Atlántico en Izabal, Puerto Barrios y en el occidente del país en Santiago Atitlán, Sololá. 
 
Según explicaron los autores del estudio en una conferencia virtual que contó con la presencia de funcionarios públicos y autoridades gubernamentales, representantes de la sociedad civil, miembros de cooperación internacional y pescadores, el estudio estima, entre otras cosas, que en Sipacate, Escuintla, el pescador dueño de lancha es quien fija los precios y la producción, así como establece los porcentajes de ganancias. A nivel económico, únicamente el 47 % de su población depende exclusivamente de la actividad pesquera, ya que la región tiene otras actividades económicas importantes como la producción de caña de azúcar. Hay un alto consumo de pescado (74 kg per cápita al año).
 
A su vez, en la región de Izabal, Puerto Barrios, la pesca se realiza a través de barcos camaroneros.  El dueño de la embarcación obtiene el 70 % de la producción y un 30 % queda para los intermediarios. El pescador únicamente trabaja para el dueño de la lancha. También, existe otro grupo de la población que se dedica a la pesca artesanal y realiza venta ambulante de la misma. A nivel económico, el 75 % de la población se dedica exclusivamente a la actividad pesquera. El consumo de pescado es de 59 kg per cápita al año.
 
Por otra parte, en Santiago Atitlán, Sololá, la pesca se realiza en embarcaciones tipo cayucos. El 90 % de la pesca proviene de pescadores y 10 % de la acuicultura. Únicamente el 50 % de la población se dedica exclusivamente a la pesca. Otra de las actividades económicas que realizan son el turismo y la artesanía.   Esta es la zona con menos consumo de pescado, 28 kilos per cápita por año.
 
Como destaca el portal institucional de FAO, tras haberse presentado los resultados, los participantes del seminario virtual discutieron sobre la situación de la seguridad alimentaria nutricional y la importancia que tiene la pesca en la alimentación, especialmente para propiciar el consumo de proteína animal. Además, otro compromiso asumido es el de mejorar el registro y análisis de datos de la actividad pesquera artesanal en el país, a través de procesos de recolección de información estadística permanentes entre autoridades y pescadores.

Imagenes Extra: